Insumos

  • Quinua
    La Quinua, posee 40 por ciento más lisina que la leche, considerada todavía como el alimento ejemplar de la humanidad, de allí su calificativo de "súper cereal". Leer mas
  • Kiwicha
    Calificada por la NASA como cultivo CELLSS (Sistema Ecológico de Apoyo de Vida Controlado: la planta remueve el dióxido de carbono de la atmósfera y, al mismo tiempo, genera alimentos, oxígeno y agua para los astronautas).Leer mas
  • Maca
    Restablece la capacidad y equilibrio corporal; Vigorizante, reconstituyente, rejuvenecedor; Aumenta la fertilidad; Reduce el estrés; Suplemento en actividades deportivas; Reduce el colesterol; Aumenta la capacidad inmunológica del organismo. Ayuda a dar energía a personas débiles y ancianosLeer mas.
  • Cañihua
    Científicos de todo el mundo realzan sus propiedades nutricionales y medicinales, principalmente porque sus granos son de fácil digestión y ricos en proteínas, calcio, fósforo, magnesio, vitamina E, complejo B; además están libres de gluten y son bajos en grasa. Leer mas
  • Soya
    Salud del corazón (reducción del colesterol); Salud ósea (mayor densidad mineral ósea); Alivio de la sintomatología de la menopausia; Prevención del cáncer (de mama, próstata, tiroides); Nutrición basada en el rendimiento (recuperación muscular más rápida); Leer mas
  • Cacao
    La Universidad de Harvard (Estados Unidos), demuestran que al igual que el vino, contiene fenoles antioxidantes que protegen al organismo de enfermedades cardiovasculares, reduce el riesgo de enfermedades como el cáncer, la aplopejía.Leer mas
Soya
SoyaLas autoridades reguladoras estadounidenses (FDA) examinaron un número suficiente de estudios para convencerse de que, en personas con un alto índice de colesterol, al reemplazar todas o una parte de las proteínas animales de su dieta por proteínas de soja, tanto el índice total de colesterol como el de colesterol LDL (“low-density lipoprotein”, o lipoproteína de baja densidad, más conocido como “colesterol malo”) se reducen considerablemente.
 
Podría deberse al hecho de que favorece la secreción de ácidos biliares, lo que produce la reducción del nivel de colesterol en la sangre. Otro teoría defiende que la proteína de soja estimula el hígado y éste reacciona reduciendo el nivel de colesterol LDL en la sangre, o bien que las isoflavonas de esta leguminosa actúan como antioxidantes, o favoreciendo la vasodilatación y reduciendo de este modo los daños producidos por este tipo de colesterol y los depósitos que deja en las paredes arteriales.
 
Los estrógenos vegetales que aparecen en la soja es que la similitud de su forma y su estructura con los estrógenos humanos significa que pueden acoplarse a los receptores beta del estrógeno, pero, al ser más endebles que el estrógeno humano, son susceptibles de reducir el riesgo de que se inicie el proceso de división celular.
 
El Doctor Michael Morton, científico senior del Laboratorio de Investigación Bioclínica (BioClinical Research Services Laboratory) de Gales, Reino Unido, contribuye al esclarecimiento de esta incógnita: “Un estudio reciente demuestra que, en las pruebas de laboratorio, la genisteína, que es la principal isoflavona, o estrógeno vegetal de la soja, se acopla a los receptores beta de los estrógenos con la misma afinidad que el tamoxifén, otra hormona que se emplea para prevenir el cáncer de mama y tratar a mujeres afectadas”.
 
La genisteína también ejerce una gran influencia en el crecimiento y el control celular, puesto que ayuda a inhibir tanto la acción de las enzimas necesarias para la división celular, como la vascularización, controlando así la reproducción de las células cancerígenas.
 
En países como Japón, donde el promedio de estrógenos vegetales ingeridos oscila entre los 20 y los 50 mg diarios, el riesgo de padecer cáncer de mama es entre cinco y ocho veces menor que en Europa occidental, donde la media es de 1 mg diario. Parece ser que incrementando la ingesta diaria de soja, no sólo se puede reducir el riesgo de padecer trastornos cardiacos, sino que además se podría contribuir a fortalecer la salud de mujeres premenopáusicas y posmenopáusicas.
 
Los consumidores son cada vez más conscientes del papel que juega la proteína de soya en:  
  • Salud del corazón (reducción del colesterol
  • Salud ósea (mayor densidad mineral ósea)
  • Alivio de la sintomatología de la menopausia
  • Prevención del cáncer (de mama, próstata, tiroides)
  • Nutrición basada en el rendimiento (recuperación muscular más rápida)
  • Control y manejo del peso (saciedad del hambre)
 La humilde soya cuenta con algunos beneficios extraordinarios. En 1999, la FDA (Administración de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos) aprobó una declaración de propiedades saludables de alimentación para los alimentos de soya, se recomienda una ingesta media diaria de 25 gramos de proteína de soya, con isoflavonas de soya, además de una dieta de bajo contenido de grasa y colesterol, para reducir el riesgo de enfermedades del corazón . Esta última regla se basa en la conclusión de que los alimentos que contienen proteína de soya incluidos en una dieta baja en grasas saturadas y colesterol puede reducir el riesgo de las enfermedades cardíaco, disminuyendo los niveles de colesterol en la sangre.